08 septiembre 2014

Ante el espejo


Te pareces a mí en todo.
Eres un ser maravilloso.
Me ruborizaría hablar tan bien
de mí mismo, pero dicho en ti
es otra cosa.

¡Te pareces tanto a mí!

Me asombra tu mirada penetrante,
esos espléndidos ojos azules
que a la vez me contemplan.

Adoro tu piel, envidio tu hermosura
y sin embargo, ¡te pareces
tanto a mí! Que a veces pienso
si no estaré hablando de mí mismo.